RIO +20, BOSQUES-2000000: del 20 al 22 de junio en el escenario de Río, ¡otra Cumbre-farsa!

14 junio 2012

rio202-240x300Desde hace 40 años seguimos a los lemas, las cumbres, las celebraciones  y «las listas de buenas intenciones». Es hora de parar y cambiar de verdad! Desde la cumbre de las Naciones Unidas en Estocolmo en 1972, que sugirió un futuro del planeta basado en el «desarrollo sostenible», no se ha asistido a ningún progreso, ¡al contrario! La crisis ambiental está alcanzando dimensiones cada vez más alarmantes. En la Cumbre de Río de 1992, los grandes de la tierra habían elaborado planes para combatir el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, pero 10 años después, en la Cumbre Mundial en Johannesburgo en 2002, la conciencia de no haber alcanzado los objetivos y de haber producido más daños a los ecosistemas del planeta llevó a los Jefes de Estado de todo el mundo a poner en marcha la cuenta atrás para «detener la pérdida de biodiversidad antes de 2010«. La apelación no tuvo efecto alguno. En el mundo de la política y la economía no se manifestó la voluntad de encontrar respuestas adecuadas, por el contrario, las extinciones y especies en peligro han aumentado, en gran parte como resultado de la destrucción de los bosques tropicales. El año 2010, declarado por las Naciones Unidas «Año Internacional de la Biodiversidad» y el 2011 declarado «Año Internacional de los Bosques», han marcado el fracaso total de la operación: hemos asistido, impotentes, a la destrucción anual de 100.000 kilómetros cuadrados de bosque tropical y la consiguiente extinción de por lo menos 30.000 especies, ¡la mayoría de los cuales aún no habían sido descritas por los naturalistas!
¡En los últimos 20 años, desde justo 1992, se estima que el planeta ha perdido alrededor de 2 millones de kilómetros cuadrados de bosque tropical y más de medio millón de especies!
No podemos entender cómo, a pesar de los repetidos fracasos, la «política de las proclamas» pueda ganar todavía, reuniendo en Río de Janeiro, del 20 al 22 de junio, 50.000 delegados (!) para «discutir» los temas que ya han sido debatidos a nivel internacional desde hace 40 años. Las propuestas, sin embargo, parece que no se insertarán en tratados vinculantes, sino que constituyen «acuerdos de principio» para comenzar los procesos hacia la sostenibilidad.
Ya hemos perdido 40 años sin lograr ningún resultado apreciable en la preservación de los recursos naturales e insistimos en seguir el camino de las proclamaciones y celebraciones. Según fuentes autorizadas «… será una oportunidad para reflexionar sobre el Desarrollo Sostenible«. No está claro cómo la misma Cumbre será «sostenible», ya que reunirá a decenas de miles de personas de todo el mundo simplemente a «reflexionar» sobre asuntos en los que las respuestas se nos hacen ahora obvias!
¡Estamos realmente cansados de promesas y palabras vacías! Queremos hechos, acciones concretas y, sobre todo, unos gobernantes que puedan conducir al mundo hacia una perspectiva de sostenibilidad, en contra de la lógica centrada en la economía que prevalece hoy en día, basada en la destrucción de los ecosistemas y el crecimiento a toda costa!