“México 2011″: nuevas especies y… ¡tacos!

19 diciembre 2011

Terminó el 16 de diciembre la expedición «México 2011», que han empeñado los naturalistas de World Biodiversity Association  en una ruta de investigación de más de 3.000 km entre los estados de Puebla, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Oaxaca y Estado de México.
El objetivo era recoger muestras en diferentes ambientes de saltamontes, langostas y grillos para someterlos a análisis moleculares de ADN y arrojar luz sobre el origen de algunos géneros y realizar una filogenia preliminar de los ortópteros de México, comprobando algunos de los factores de su evolución.
La expedición fue financiada por la WBA y la Universidad de Florida Central (Orlando), y vió la participación de  dos naturalistas de WBA, Paolo Fontana (Fundacion Edmund Mach) y Paola Tirelli (Universidad de Padua) y dos investigadores de la Universidad de la Florida, Ricardo Marino Pérez y Derek Woller, coordinados por el Prof. Hojun Song.
Durante las colectas se recogieron más de 2000 muestras de ortópteros, pertenecientes a alrededor de 100 especies, desde el nivel del mar hasta más de 2700 m de altitud, en zonas áridas, semi-áridas, y los bosques tropicales más cerrados. A las temperaturas diurnas, siempre muy altas, seguían tardes y noches frescas, si no frías. El éxito de la expedición fue notable por el número de ejemplares recogidos y almacenados, y por su gran variedad, tanto en número de especies que de  familias, con representantes de casi toda la fauna de ortópteros de México.
Entre los resultados de más prestigio de «México 2011» hay que poner de relieve el descubrimiento de tres especies nuevas para la ciencia (probablemente pertenecientes a dos géneros nuevos), que pronto serán estudiadas y descritas, tanto desde el punto de vista morfológico que molecular. Entre ellas, un gran saltamonte muy interesante y colorido colectado a 2300 m de altitud en el Estado de Oaxaca, exclusivamente sobre una especie de Labiatae (probablemente una Salvia), con flores de color rojo. El conspicuo excepcional de la especie podría sugerir su potencial toxicidad para los depredadores, debido a la alimentación forzada de una planta huéped única muy aromática. También se recogieron muestras de la planta huésped. «México 2011», ha interesado también algunos famosos sitios arqueológicos, en el que se recogieron muchas especies interesantes, pero también aldeas remotas y aisladas, creando una intensa relación con los lugareños. Por último, durante  la expedición los naturalistas han podido disfrutar de los aspectos culinarios de los saltamontes, en particular, el plato típico del estado de Oaxaca, los chapulines (saltamontes, de hecho), que rellenan ricos tacos mexicanos!